Slant Six

lunes, 24 de agosto de 2009


La máquina que humilló a la General Motors



A decir verdad, no es la única humillación que ha sufrido GM, pero es una anécdota digna de ser contada.

En los años 60 y parte de los 70 nadie se preocupaba de la bencina. A Chrysler, GM y Ford les gustaba complacer a sus clientes con grandes motores V8 de bloque grande. Cilindradas que rondaban y superaban los 7000 c.c eran aceptadas con gusto y sus estanques eran cargados sin dolor. Pero también había gente que le gustaba ahorrar y optaban por “autitos compactos” de no mas de 4000 c.c.
Pensando en este segmento La Chrysler trabajó en un nuevo motor y así nació el slant six. Un motor de 6 cilindros en línea y que una vez montado bajo el capó tenía una inclinación de 30 grados. Curioso pero efectivo. Modelos como el Dodge Dart, Plymouth Duster, las camionetas Dodge Ram y con posterioridad el Dodge Volare/Aspen, entre otros, fueron impulsados por este motor en sus versiones económicas o de base.
Su genial diseño inclinado tenía la particularidad de otorgar un centro de gravedad mas bajo, lo que se traduce en mayor seguridad en la conducción, junto con la ventaja de entrar en los modelos Chrysler, cuya tendencia era el capó bajo. Esto no sería nada si no hubiera tenido un buen rendimiento (11 Km por litro en carretera. Si te parece poco revisa el paupérrimo rendimiento de muchos modelos 2000 c.c de hoy) además de ser bastante indestructible por decir lo menos.
La cosa es que por aquellos años en el circuito de Daytona se inauguraba una categoría de autos compactos, siendo la antesala de una vertiginosa tole tole entre los fabricantes para cortar una buena tajada en las ventas de este tipo de modelos. Recordemos que la televisión local era bastante fuerte por aquellos años en Estados Unidos. La gente veía sus canales locales y las carreras se transmitían sagradamente, incluyendo las violentas riñas de los pilotos, con sangre de narices en blanco y negro. La GM no demoró ni un segundo en señalar con gran arrogancia que dominarían la categoría y se quedarían con el podio. La Chrysler, nada de tonta, decidió darle la pelea a la GM, pero calladita, sin tanto aspaviento. Para ello presentó autos equipados con el Slant Six, ligeramente modificado para mejorar su performance. El resultado hizo que la GM enrojeciera de vergüenza. En múltiples encuentros el Slant Six hizo morder el polvo a sus competidores, ocupando el podio en su totalidad.
El Slant Six resultó tan bueno que se siguió fabricando hasta 1987 en los Estados Unidos y hasta el 2003 en Mexico. Luego tuvo un sucesor. El motor de 3900 c.c que montan muchas Dodge Dakota desde mediados de los 90.
Pensar que después de tanta performance ha llegado la humildad. Las dos empresas en la actualidad son incapaces de solventarse y están quebradas, siendo mantenidas por el gobierno, con sendas instrucciones de producir autos eficaces, vendibles y parar la producción de los modelos jurásicos cuya sed de combustible solo puede ser costeada por los jeques árabes o los amigos del clorhidrato. Los antiguos directivos acostumbrados a la potencia en exceso deben estar revolcándose en sus pútridas sepulturas. Los de la Ford en cambio, están en el limbo, arrastrando alternadores y correas de distribución por los fríos pisos, entonando lastimeras lamentaciones.

Me gustan los Chevrolet, pero también los Dodge. De todos los modelos Dodge de la época, lejos el más representativo es el Dart. Un auto que delata su parentesco con el Charger en muchos detalles, claro que es bastante mas sobrio. Un detalle conocido por muchos es que este modelo fue fabricado en nuestro país, en la planta que Chrysler tenía en Arica durante parte de los años 60 y 70. Un tema digno de ser tratado en una nueva entrega.
Saludos Bovinos.

1 comentarios:

El Pape 26 de agosto de 2009, 10:21  

Está interesante la historia. Para la otra más fotos de estos preciosos autos.

bye

Buscar este blog

  © Free Blogger Templates Nightingale by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP